El último vals de los tiranos. Ramtha

Ratio:  / 1
MaloBueno 

image003

Hay que bendecir estos cambios, porque significan evolución, regeneración de la naturaleza y continuidad

Según Ramtha tenemos el privilegio de tener un sol amarillo. En otros universos el sol es azul. El hecho de tener un sol amarillo permite que en nuestro planeta se produzca la fotosíntesis, y tengamos árboles y plantas y el color verde en nuestro planeta. Quien escuche al planeta, a la naturaleza, al árbol, quien siga al viento, heredará la Tierra, la naturaleza y la luz.

Habrá una nación que no querrá someterse a los poderosos hombres grises. Estos provocarán que se le declare la guerra y los hombres grises amenazarán con aniquilarla nuclearmente. Pero cuando lo hagan, se oirá una voz que nunca antes ha sido escuchada que dirá:
“Todo acabó”.

Cuando sea el momento de recuperar la Superconciencia, en el momento en que los señores grises crean haber sometido a la clase media, estableciendo el Nuevo Orden Mundial, llegará el fin de la era de los tiranos, que ha sido sostenida por un ego falso, el materialismo.

Recibiremos ayuda un gran ejército de seres de otros planetas, con inteligencia humana, que han jugado un papel muy importante en nuestra evolución, (los antiguos ángeles de la antigüedad) y que no tienen por qué tener nuestra apariencia (recordemos que hay soles azules). Ellos alteran el tiempo según su conveniencia. Nosotros no podemos hacer eso. Trabajan para la voz que emana de todas las cosas, de todos los niveles del universo, y que pronunciará las palabras “todo se acabó”. Ese será el momento del fin del ego falso.

Estos seres nos ayudarán a limpiar la estratosfera, estabilizarán los movimientos de la Tierra y los patrones de la Tierra. Estaremos en el 2042 cuando el planeta esté nuevamente curado.

El vals de los tiranos (los hombres grises) habrá finalizado.

Aparecerán personas valerosas, en medio de nosotros, que no querrán ser controladas por el falso ego, ni tendrán prejuicios, sin apego a ornamentos o dogmas religiosos, dispuestas a hacernos ver las cosas. Algunos de nosotros las escucharemos. Otros no moveremos ni un solo dedo, y creeremos que es una bonita historia o una locura. Todo es cuestión de elección. Este mensaje requiere madurez de espíritu y valentía.

Hemos oído hablar de la batalla del Armagedón. Esta batalla no consistirá en una guerra mundial, sino en una batalla en nuestro interior.

Es la batalla para tener derecho a elegir, para ser libres, para estar despiertos y conscientes, y abandonar el falso ego.

Mientras el falso ego nos domina, nuestro espíritu está encarcelado, no podemos expresar nuestro Dios interior, nuestro Cristo interno.

Por eso se habla del Anticristo. En cambio, si elegimos despertar, nuestro cerebro se abrirá y florecerá nuestro SER, nuestra mente superior.

Ahora sólo estamos utilizando un tercio de nuestro cerebro, y no somos conscientes de que nuestros pensamientos, de forma colectiva, generan nuestra realidad. Cuanto más conocimiento obtengamos, más se expandirá nuestra conciencia, y más presión habrá para que se abra nuestra pituitaria.

Eso responde a la frase “El reino de los cielos está en vosotros”. Todo es posible si nos lo proponemos desde nuestro SER superior, nuestro espíritu, el Yo Soy.

La Superconciencia es lo que somos. Si eliminamos los pensamientos materialistas, y dejamos de pensar en competir, con malicia, con inseguridad, con temor…dejaremos espacio para pensamientos limpios, y la conciencia crecerá y el cerebro se abrirá, haciendo conocido lo desconocido. Nuestros ojos verán cosas hasta ahora nunca vistas.

Debemos escoger entre permanecer en la ignorancia o aprender.

Brindis, Oraciones
y Manifestaciones

Desde el Señor Dios de Mi Ser,
hasta la gloria de Dios,
hasta este día.
Comprende mi necesidad personal
y haz que sea una realidad.
Y dame el valor para aceptarla.
Por la vida. Para siempre, por siempre y siempre.
Que así sea.
Desde el Señor Dios de Mi Ser
hasta la gloria de Dios Interior.
A partir de este momento,
hasta que llegue al destino manifiesto
lo que yo creo,
aquello a lo que le doy mi voluntad,
en el nombre de mi Dios interior,
se hará manifiesto,
se hará realidad.
Para la gloria, la vida y la eternidad
de lo que yace adentro.
Y después de decir esto, pensad en lo que queréis, porque lo conseguiréis.


Soy Dios, porque el fuego viviente está dentro de mí,
y todas las respuestas que conciernen a mi sendero yacen adentro.

Yo soy lo que yo Soy.

Pido al Señor de Mi ser que manifieste lo que necesito para lograr la soberanía.

Que así sea.

Una nota final de Ramtha:

OS AMO inmensamente.
Y cuando determinéis lo que esas palabras significan para vosotros y para vuestra capacidad de entender el amor,
entonces llegaréis al punto culminante de esa capacidad.

Os amo grandes maestros.

Sois la esperanza de los nuevos tiempos que vienen.

Ciertamente Dios os ha bendecido hasta la gloria de lo que él es.

Que así sea.