Manual Instrucción Cósmica

Tartessos: otra mirada 

Ratio:  / 0
MaloBueno 

El valle del Guadalquivir fue una de las zonas que tuvo en la antigüedad las imprescindibles condiciones climáticas y de fertilidad en su suelo como para evolucionar al grado de civilización: a las orillas de ríos caudalosos y navegables, tierras que permitían un buen cultivo y permanecían habitadas desde el paleolítico

 

 José Ruiz Mata

 

ISBN: 978-84-92573-31-8


 

¿Fue la cultura tartesia la primera civilización occidental?

 

El valle del Guadalquivir fue una de las zonas que tuvo en la antigüedad las imprescindibles condiciones climáticas y de fertilidad en su suelo como para evolucionar al grado de civilización: a las orillas de ríos caudalosos y navegables, tierras que permitían un buen cultivo y permanecían habitadas desde el paleolítico. Pero siempre se ha denostado la idea de una civilización propia en la suposición de que todo rastro civilizador le viene de Oriente. Sólo se le permiten algunos rasgos característicos propios y, además, siempre desde una posición de indígenas dominados que copiaban a sus colonizadores. 


En este libro se abordan los antiguos asentamientos en el Bajo Guadalquivir, alrededor del lago Ligustino, desde el III milenio hasta que los tartesios se difuminaron en la historia con la conquista romana, con aportaciones concretas sobre los yacimientos de Asta y toda la zona de la provincia de Cádiz. Se ofrecen y siguen pistas por las que en este extremo de Europa también pudieron darse civilizaciones autóctonas desarrolladas, y no sólo la mítica Atlántida que tanta tinta ha vertido, pueblos que elaboraron una arquitectura particular, una forma de arte propia, unos ajuares diferentes, una agricultura acorde con el terreno, una tecnología que supo aprovechar los metales de sus minas, un comercio que les llevó a construir naves capaces de enfrentarse a las mareas del Atlántico, unas ciudades que aglutinaran y rigieran todo ese devenir. Esta “otra mirada” ofrece una singular visión del mundo antiguo en la que Tartessos, aunque con influencia fenicia, no sería una creación fenicia, sino que, siendo heredera de la cultura megalítica, aportó su conocimiento y técnica a la creación de una gran comunidad en el Mediterráneo durante el llamado Período Orientalizante y que, por tanto, puede ser considerada como la primera civilización autóctona de la Europa Occidental. 
 


 

Una reivindicación de la historia antigua en España y por el estudio arqueológico de grandes yacimientos hoy abandonados.

 

José Ruiz Mata (Jerez de la Frontera, Cádiz, 1954) es escritor y crítico literario. Actualmente es secretario de la Asociación Andaluza de Escritores Críticos Literarios y director de la Revista de Literatura Tierra de Nadie y de las diversas publicaciones del mismo nombre. Ha publicado libros de cuentos, novelas, ensayos y misceláneas. Varias de sus obras han sido traducidas al italiano y al alemán. 

 

 

 

 

 

Hay que preguntarse por qué la zona de influencia tartesia es objeto de tantos mitos fundacionales de la cultura occidental

 

Entrevistas al autor:

 

Diario de Jerez. 21/04/09

 

- ¿Por qué ahora un libro sobre Tartessos?

 

- Este libro llega por necesidad. Creo que todo pueblo tiene la obligación de saber de dónde viene.

El pueblo que no conoce su historia no sabe quién es ni adónde va. Aquí todo lo que no es católico no es español y parece que la historia de Andalucía comienza después de la Conquista. Intento demostrar cómo Tartessos somos nosotros también, herederos del Megalítico, la primera cultura que se da en Europa, que nace en Andalucía. Si Asta Regia fuera romana ya se habría investigado, por ejemplo.

 

- Una cultura más importante de lo que se cree.

 

- Sí, tal como lo demuestran todos los restos que se han ido encontrando. Lo que sucede es que en España parece que hay miedo a investigar todo lo que nos pertenece y es de nuestra cultura. Una prueba es Asta Regia, donde creo que está la capital de Tartessos. ¿Por qué no se investiga? Creo que más que desidia, es interés de algunos de que no se descubra que es Tartessos. Creo que existió un gran comercio de la plata y soy partidario de que esta cultura comerció con Oriente, mucho antes de que

aparecieran por aquí los fenicios. Es más, en el libro sostengo que los fenicios son los tartessos de vuelta. Creo que el exceso de exportación generó una debacle en Tartessos.

 

También hablo de nuestra tradiciones.

 

- ¿Y cuáles nos han quedado?

 

- Pues una muy curiosa es que la reina tartésica, Astarté, se adoraba en El Rocío y su representación gráfica era un triángulo, con un punto como cabeza en el centro y una media luna arriba. La Virgen del Rocío es igual, aunque con la media luna debajo. Y esta Blanca Paloma era el atributo de Astarté. Aunque tenemos religiones diferentes, no se han cambiado los conceptos. Seguimos siendo los mismos. Y a pesar de que Tartessos cayera como imperio, el sustrato del pueblo se mantiene durante la época romana. Los hispanorromanos se enfrentan a los visigodos y crean Al-Andalus ... Tenemos que identificarnos con todos los que han habitado estas tierras.

 

- ¿Cómo ha sido la elaboración de esta nueva obra?

 

- El origen es un artículo sobre el lago Ligustino, las actuales marismas de Sanlúcar, la desembocadura del Guadalquivir. Hasta el flamenco nace alrededor de este lago. Lo mandé a varias revistas que lo rechazaron por políticamente incorrecto. Me enfadé y lo convertí enun libro. Estudié más, desarrollé mis teorías. Total, tres años.

 

- ¿Queda mucho por excavar en esta tierra?

 

- No es que quede, es que no se ha excavado casi nada. Y se puede demostrar. Por ejemplo, en Asta Regia se han hecho tan sólo unas pocas catas, y aunque sea una zona privada, lacultura está por encima de la propiedad privada. Se tendría que haber expropiado en su tiempo. Aquello está salvaguardado porque el dueño de la finca quiere. Y la verdad, hay que agradecérselo a este señor.

 

- ¿Qué le 'regala' al lector con este libro?

 

- Me gustaría remover las conciencias de las instituciones para que se tomen en serio el tema de Tartessos. Y quiero que el lector aprenda a amar su tierra, a su gente y susorígenes.

 

La Voz Digital. Jerez. 26/03/09

 

José Ruiz Mata reivindica el valor de la cultura megalítica

El jerezano presenta su última obra, 'Tartessos. Otra mirada' Asegura que «somos sus herederos aunque la Historia lo haya negado»

 

El escritor jerezano José Ruiz Mata defiende en su libro Tartessos, Otra mirada (Almuzara) que «la primera civilización europea occidental es la Megalítica, que se situó en la zona de Andalucíadando lugar posteriormente a la cultura Tartesia». Reflexionó que también pudo haber civilización en Occidente y no sólo en Oriente, pues «ha quedado demostrado que se han tenido pensamientos muy diferentes».

 

Ruiz Mata indicó que «no se conoce en Occidente civilización anterior a ésta». Añadió que «la cultura Megalítica nació en Andalucía como así lo demuestran los monumentos encontrados en la región que corroboran su antigüedad». Asimismo, dijo que «esta civilización se encuentra en la zona andaluza desde el 4800 hasta el 1400 anterior a nuestra era».

 

El escritor explicó que tras haber llevado a cabo una observación sobre muchos libros en los que se dan fechas y circunstancias inconexas y que encajaban respecto a la civilización tartesia, se dedicó a investigar para extraer una nueva mirada sobre los tartesios, más acertada y ajustada para que «todo fuera más razonable».

 

Pese a que algunos historiadores afirman, según el autor, que «la civilización tartesia no tenía suficiente cultura para que se existiera en ese periodo de tiempo», Ruiz Mata resaltó que para «la construcción de los megalitos por parte de aquella sociedad fue necesaria mucha cultura, tecnología y sobre todo motivación, aspectos que

certifican la suficiente cultura que otros echaban en falta».

 

Ahora que se está demostrando que los dólmenes contaban con unas mediciones muy exactas, según Ruiz Mata, se puede reafirmar la idea de que «existía mucha tecnología y motivación, ya fuese ideológica, científica o religiosa». Incluso, quiso aclarar que «estos monumentos son anteriores a las pirámides».

 

El escritor jerezano, que presentó ayer la obra en Sevilla, mostró su pensamiento de que «los tartesios son los antepasados de los andaluces», pero advirtió de que la historia no lo recoge así porque hasta que no llegan los griegos en el siglo VIII no comienza «nuestra historia», pues como expresó «hasta que los griegos no cuentan

los acontecimientos, no existen» aunque aclaró que «existió y se convirtió en una cultura muy floreciente».

 

Subjetivismo

En este sentido, señaló que «la historia es la ciencia más subjetiva que existe y que la historia oficial es el resultado de lo que se conoce aderezado con los intereses políticos, económicos y religiosos, dando como resultado la historia oficial». Hay que «aceptarla y crearla sin que moleste a las diferentes sensibilidades como las autonómicas, eclesiástica o económica», aseguró.

 

Ruiz Mata apuntó que «los andaluces son herederos de los megalíticos, aunque la historia nos ha intentado quitar esa concepción», pues destacó que «en España manda la Iglesia Católica, que indica que sólo es español quien es católico, apostólico y romano, con lo que como Al-Andalus es musulmán, hay que eliminar esa mirada de la historia. Hasta los andaluces quieren que sean castellanos». Concluyó que «otra idea que no sea la de los tartesios es una aberración».

 

Ruiz Mata es escritor y crítico literario. Actualmente, es secretario de la Asociación Andaluza de Escritores

José Ruiz Mata reivindica el valor de la cultura megalítica.