Manual Instrucción Cósmica

Misterios y Enigmas de la Arqueología en España

Ratio:  / 1
MaloBueno 

Y en el Mundo. Presentación de la Web y su artículo "Fraude y manipulación histórica sobre los orígenes de Tarragona y su muralla ciclópea"

 
 
 
 
 

Ha sido para mi una sorpresa encontrarme de nuevo con mi compañero de andanzas celtíberas (por llamarlo de alguna manera) Eliseo. Tuvimos una muy buena entrada con su articulo, que acompaño, sobre las murallas ciclópeas de Tarragona.

Sirva de precedente el articulo de abajo y este enlace a su web. Saludos cordiales, Eliseo.

http://www.facebook.com/group.php?gid=110007853777

 

Fraude y manipulación histórica sobre los orígenes de Tarragona y su muralla ciclópea.
 
Por Eliseo 
 

Si buscamos información sobre la fundación de Tarragona y su muralla, veremos que la versión oficial, la mas extendida y reconocida, dice que fue obra de los Escipiones en el 218 a.C, los romanos fundaron Tarragona. Lo mismo que se enseña en las universidades al respecto, es decir un universitario contestaría eso mismo en un examen; Plinio a Tarraco "Scipionum opus", obra de los Escipiones, los romanos fundaron Tarragona. En el museo arqueológico de Tarragona esta puesto con enormes letras a su entrada; Tarraco Scipionum opus.

Versión oficial o reconocida que se enseña en las universidades y colegios:
Tarraco Tuvo su origen en el campamento militar establecido por Cneo Cornelio Escipión en 218 a. C durante la invasión peninsular en plena Segunda Guerra Púnica. Tarraco se convirtió muy pronto en la capital de la Hispania Citerior, y posteriormente de la provincia Tarraconense. Julio César cambiaría su status por el de colonia (Colonia lulia urbs Triumphhalis Tarraco) en 45 a. C.

Aquí tenemos otra versión no oficial o no reconocida como es evidente por lo que hemos visto al respecto, que contradice todo la postulación oficialista sobre el origen de Tarragona y su muralla.

Que Tarraco existía a fines del siglo VI a. C., puede comprobarse por Avieno o sea el periplo (derrotero) marsellés del fin del siglo VI a. C., donde se encuentra citada Callípolis y después Tarraco y Barcilo. El profesor Bosch Gimpera opina que los dos versos con los nombres Tarraco y Barcilo son interpolaciones de Avieno y que a Tarragona corresponde Callípolis. Sea como quiera, Tarragona se cita ya en el VI siglo a. de J. C. por el periplo, bien en la forma de "Tarraco", bien en la de "Callípolis". 

AVIENO (V. 514) dice que Callípolis tenía altas murallas y elevada posición, y fue bañada por el mar por ambos lados: 
Callipolis illa, quae per altam moenium 
proceritatem et celsa per fastigia 
subibat auras, quae laris vasti ambitu 
latere ex utroque piscium semper ferax 
stagnum impremebat. Inde Tarraco oppidum 
et Barcilonum amoena sedes ditium.

Fotos de la muralla ciclópea de Tarraco que desmuestra tres lienzos de muralla diferentes.
 

Foto de la muralla ciclópea de Tarraco
Foto de la muralla ciclópea de Tarraco II
Foto puerta ciclópea de Menorca
Silleria romana 
 


La muralla ciclópea de Tarragona, se conserva en algunos sitios entre la torre del Arzobispo y la de San Magín y en las tres torres mismas hasta una altura de siete metros. Por quedar de ella en muchas partes únicamente dos o tres hiladas, se ha dicho que la muralla ciclópea no era otra cosa que el basamento de la muralla romana. Pero en tal caso la muralla ciclópea debiera tener en todas partes una altura de dos o tres hiladas y no ser de altura desigual y menos formar un escalón como lo hay a izquierda de la brecha junto al principio de la Falsa Braga.
 
Los romanos, en el ano 218 a. C., fecha de la muralla romana, no emplearon murallas ciclópeas, siendo ya la "muralla de Servio", en Roma, que data del IV siglo a. C., hecha con piedras de sillería. Finalmente, no se conocen murallas ciclópeas construidas por los romanos.
 

Como es extraño que en las monedas romanas Tarragona se llama con el nombre de Cissa, la cual entonces ya no existía, es extraño también que en las monedas autóctonas, y con letras ibéricas, acuñadas por los iberos cessetanos en el siglo III antes de J. C., no se llama Cissa sino Tarracon. Esto se explicaría si las monedas con Tarracon son anteriores. 
 

En las excavaciones del Foro romano inferior, aparecieron varias casas ibéricas rectangulares y en su interior abundante cerámica ibérica pintada con figuras humanas y de animales, del mismo estilo como en los vasos del sudeste de España, y más de veinte silos, en parte con cerámica ibérica del siglo III a. C.
 
Se han encontrado cuatro capas antiguas sobrepuestas. La más reciente es la romana. La segunda que sigue por abajo contiene cerámica ibérica posterior. La capa tercera tiene cerámica ibérica anterior. La capa cuarta, la que está inmediatamente encima de la peña, parece ser prehistórica o de época megalítica.
 
En la muralla se han encontrado letras ibéricas incisas en los bloques ciclópeos, unas cabezas de deidades labradas, que no pertenecían a manufactura romana alguna. Una esplendida ara ritual de mármol de exquisita manufactura en donde aparece escritura ibérica, también monedas o ases ibéricos con leyenda escrita en ibérico y no en latín.
 

Como ven ustedes nada concuerda con las versiones oficiales y se contradicen entre si. La versión oficial dice, que la ciudad y la muralla es obra de los Escipiones romanos. El mismísimo nombre de Tarraco dicen que se lo pusieron los romanos, que tan solo había un pequeño pueblo de pescadores iberos antes de llegar Escipión. El nombre de Tarrakon ya es mencionado en el siglo VI a.C por Avieno. Aparecen ases ibéricos con la leyenda Tarrakon antes de llegar Roma a Hispania y en las excavaciones se ha encontrado un nivel ibero y otro prehistórico antes de la llegada de los romanos.
 

El zarragón es una palabra de origen ibérico para designar un ser mítico de nuestro folklore español ancestral, de ahí vendría el origen etimológico de Tarrakón, Tarazona, Aragón entre otras muchas poblaciones españolas, del mítico Zarragón, Tarragón o Tarrakón.

La muralla romana esta encima de un lienzo de muralla ciclópea anterior, que nada tiene que ver con el estilo romano, evidenciando dos estilos o cronologías completamente diferentes y con ello que ya existía una ciudad ibérica amurallada y no una aldea minúscula de pescadores con una empalizada de troncos de madera como dice la versión oficial.
 
Los romanos no construían murallas ciclópeas, utilizaban una sillería pequeña, en comparación con los bloques megalíticos que han perduran en la muralla, solo reformaron la muralla que ya existía.
 

Tanto la parte norte de la ciudad atribuida a los romanos, como la parte sur, cercana al mar donde se ubica el núcleo oriundo o pueblo de pescadores ibéricos, en todo el perímetro de muralla se observan bloques megalíticos en su base y en las puertas.
 
Este dato evidencia que el perfil o plano de Tarraco ya era así en época anterior a Escipion en el 218 a.C y no fue modificado ni ampliado, puesto que sigue una pauta común de construcción en toda su base y puertas del perímetro del amurallamiento, evidenciada por los bloques ciclópeos de igual manufactura.
 

Si como dicen alguno de ustedes, los romanos hubieran utilizado esclavos ibéricos para la construcción de la muralla, tendrían que tener una tecnología superior a la romana para trabajar con esos enormes bloques de de 4,5 m. de largo y varias toneladas de peso o quizás eran mas fuertes que los romanos, cosa que dudo o sus madres fueron engendradas por el mismísimo Hércules, aspecto del cual dudo también.
 

Aun suponiendo que la muralla en su base y puertas, en todo el perímetro, la hubieron llevado a termino esclavos ibéricos bajo la dirección de Roma, ¿como es posible que no terminaran la muralla de igual forma que la empezaron con bloques ciclópeos?. Falta de piedra no fue, había de sobra en las canteras de Tarragona, es mas aun hoy en día, existe la cantera de donde se saco la piedra para los bloques ciclópeos y no hace falta ser muy listo para saber que una muralla ciclópea es mas sobria y de mayor resistencia que la posterior y frágil sillería romana, en comparación con los alineamientos ciclópeos. Los romanos no hubieran consentido a los esclavos ibéricos, cambiar el estilo arquitectónico de la muralla, hubiera sido un retroceso técnico evidente.
 

Atribuir la manufactura a los etruscos como algunos lo hicieron, es como atribuir la manufactura a los romanos, egipcios o a los chinos, es mas lógico pensar que fueron los que aquí vivían. Tenemos hallazgos arqueológicos que demuestran que ya existía una ciudad ibérica dentro del recinto antes de los romanos, escritura ibérica en los bloques de la muralla y ases ibéricos anteriores a Escipión con la leyenda en ibérico de Tarrakon en cuanto a las supuestas evidencias de que fueron los etruscos, no tenemos ninguna prueba.
 

No solo en Tarrakon (Zarragon), encontramos que la base es ciclópea, en Barcelona y Gerona sucede lo mismo, al igual que en el interior de la península. ¿También los etruscos construyeron todas las fortificaciones ibéricas o los esclavos ibéricos que trabajaban bajo la dirección de Roma empezaron a trabajar con bloques ciclópeos de mayor calidad defensiva y arquitectonica para abandonar misteriosamente los megalitos por sillería romana?
 

Citas curiosas sobre la muralla ciclópea de Tarraco:

Florián de Ocampo
(1495-1558) dice en su Crónica General que el Diluvio universal tuvo
lugar en el año 2163 a. C. Protagonista importante en estas «historias»
era Tubal, personaje pseudo-bíblico, hijo de Jafet y nieto de Noé, que
habría sido fundador, entre muchas otras ciudades, de Tarragona, de
Setubal en Portugal y de Tudela en Navarra el año 143 de la existencia
del mundo.

Séfer ha-Massa'ot de Benjamín de Tudela, entre 1160 y 1173.
Por el Ebro, entonces navegable e importante vía de
comunicación, Benjamín desciende desde su ciudad natal hasta Tortosa,
con parada en Zaragoza. Desde Tortosa, según la lectura de L. Minervini,
Benjamín nos dice: «en un viaje de dos días llegué a la antigua Tarragona,
que tiene construcciones ciclópeas y griegas, de las que no hay
nada parecido en Sefarad».

El cronista Jerónimo de Zurita (1512-1580) comenta lo siguiente. 
Que duraban algunas torres y muros de edificio romano, fundadas sobre tan disformes
y grandes peñascos que no parecía que podían ser movidos por máquinas
y artificio, ni destos tiempos ni destos fiombres, y sus minas y cavernas
llegaban a la mar.

La cuestión es que la versión oficial sobre la fundación de Tarrakon y su muralla, como hemos visto se atribuye a los Escipion el romano en el 218 a. C, entrando en contradicción con todas las pruebas que demuestran lo contrario.


Las preguntas que formulo son las siguientes:

¿Se esta manipulando conscientemente sobre el origen ibérico de Tarragona con su muralla ciclópea en las universidades españolas e Internet o solo es que no se enteran de la película y se dedican a calentar la silla en la universidad y cobrar sueldo a final de mes?
 
¿No conviene decir que en Hispania habian enormes ciudades fortificadas con murallas ciclópeas, alcantarillado y cisternas como Ullastret en Gerona o solo es desidia al respecto de nuestros arqueólogos o catedraticos?