Manual Instrucción Cósmica

La ATLÁNTIDA: una estúpida  CONTROVERSIA … (PTOLOMEO tenía la clave…)

Ratio:  / 1
MaloBueno 
El caso es que entre los numerosísimos aspectos de interés que podríamos señalar en las decenas de versiones del Mapa de Hispania de Ptolomeo que han llegado hasta nosotros, llama especialmente nuestra atención el hecho de que a lo largo de toda la fachada atlántica hibérica, desde el Golfo de Bizkaya hasta el Estrecho de Gibraltar, aparezcan reproducidas hasta cinco grandes Islas o conjuntos de islas que hoy brillan esplendorosamente por su ausencia

EL FENÓMENO DEL INTROITISMO (CÁTEDRA ABIERTA…, Baluarte de la LIBRE EXPRESIÓN… y Avanzadilla en pos del CONOCIMIENTO, en la vanguardia intelectual de Occidente...)

ÉTICA & RAZÓN &  ESTÉTICA  (E&R&E)

 
Definición de MORAL y de ÉTICA:
Parcela del comportamiento humano que preconiza el predominio del BIEN sobre el MAL, entendido aquél como la DEFENSA a ultranza de la BONDAD y de la VERDAD, y otorgando siempre la supremacía al RESPETO de los intereses de los más débiles.

 Autor: Jorge Mª Ribero-Meneses Lázaro

 
ES INCOMPRENSIBLE EL DESDÉN CON EL QUE ESPAÑA CORRESPONDE A SUS ESCASOS SABIOS, A LOS POCOS QUE REALMENTE LO SON… (Periódico EL IMPARCIAL de Madrid, del 27 de Octubre de 1902)

 

Introito 226-[.Sábado, 3 de Septiembre 2011
 

La ATLÁNTIDA: una estúpida  CONTROVERSIA    (PTOLOMEO tenía la clave…)

VERDADES COMO PUÑOS…:

La mejor prueba de la DEGRADACIÓN a la que ha llegado la población MASCULINA en los Países Occidentales, la ofrece el hecho de que los Hombres, totalmente SOMETIDOS a las Mujeres en todos los órdenes de la vida y del pensamiento, se dobleguen también a éstas a la hora de resignarse a criar y cuidar PERROS en vez de HIJOS… (que resultan mucho más caros, engorrosos y sacrificados y encima estropean el tipito…)

 ...

 
SUMARIO:
 
La ATLÁNTIDA: una estólida controversia…
El Mapa de HISPANIA de PTOLOMEO tenía la clave…
El apabullante recuerdo de la ATLÁNTIDA…
La isla GADEIRA
La Isla de LONDOBRIES
Las Islas de los DIOSES o DEORUM Insule…
Las Islas KASSITERIDES…
Las Islas de los ARROTREBAS…

  
COMO acabáis de constatar, he introducido cambios en la cabecera de los Introitos, con la doble finalidad de aligerarlas y de introducir nuevos conceptos intelectuales y éticos de mi propia cosecha, que ningún escritor se atreve a expresar públicamente, por miedo a la impopularidad y a las críticas que ello habría de granjearle.  Como a mí la “impopularidad” me importa tres pimientos y, por otra parte, no ha nacido la persona, el Poder o la Institución que consiga amordazarme, no pienso autoimponerme censura alguna en esta pequeña ventana que desde hoy he decidido abrir, a modo de Introducción para mis INTROITOS
 
En cuanto a mis palabras de hoy, son fruto de la PROFUNDA REPUGNANCIA que me produce todos los días, el hecho de cruzarme en la playa con infinidad de parejas formadas por jóvenes de no más de 23 años, en las que los chicos, absolutamente AGILIPOLLADOS por sus novias, ejercen de conductores de unos perruchos infectos que, se deduce por su actitud, les vienen impuestos por sus niñitas, a las que tratan de complacer también en este sentido, sin darse cuenta de que su ESTUPIDEZ y falta de HOMBRÍA hará que ellas se desenamoren y pierdan el interés por ellos al cabo de cuatro días. Cuando eso suceda (que sucederá indefectiblemente) esos pobres majaderos pasarán a engrosar las filas de esa nutrida “Cofradía de hombres paseadores de perros”, abocados a la soledad porque sus mujeres no les hacen ni puñetero caso y resignados a tener que ligar en calles y jardines, con otras propietarias solteras de perruchos que todavía no han encontrado a un IDIOTA que saque a pasear a sus chuchos para que defeken en los Espacios Públicos…
 
La IMBECILIDAD de algunos seres humanos, ¡es INFINITA!
 
 
La ATLÁNTIDA: una estólida controversia
 
Y en hablando de IMBECILIDADES…, vayamos a por otra.
 
A pesar de las actuales diferencias lingüísticas, antropológicas y culturales, en un tiempo remoto todos los Pueblos del Mundo Antiguo FUERON HIJOS DE UNA MISMA MATRIZ. Una misteriosa y extraña MATRIZ, situada EN LAS COSTAS DEL ATLÁNTICO
 
Así se expresa uno de los escasísimos investigadores INTELIGENTES que produjo la Europa del siglo XX: IAN CARPENTER
 
Y otro europeo clarividente, V. O. Obrutchev , redondea las palabras de Carpenter con esta otra verdad irrefragable:
 
De la ATLÁNTIDA surgió la primera civilización del mundo, la cultura madre, y los supervivientes del gran cataclismo geológico fueron los responsables de llevar la antorcha de la Sabiduría a todos los demás rincones del mundo. 
 
Toda la viejísima controversia científica respecto a la existencia o no existencia de un Archipiélago conocido con el nombre de ATLÁNTIDA, constituye el debate más estéril, peregrino y ESTÚPIDO que jamás se haya planteado y asombra, realmente, que a partir de los millares de datos que sobre aquellas Islas poseemos, ningún geógrafo o historiador haya caído en la cuenta, jamás, del hecho que paso a poner de manifiesto en las páginas que siguen y que basta, por sí solo, para conseguir que el tan manoseado y explotado enigma se disuelva en un abrir y cerrar de ojos.
 
Empezaré por referirme a un viejo conocido nuestro, el geógrafo grecoegipcio Klaudio Ptolomeo, cuya obra, Geographica, constituye el primer Atlas Universal propiamente dicho que nos ha legado la Antigüedad. Data de hace 1800 años, aun cuando su edad real, por tratarse de una reelaboración de cartas geográficas muy anteriores, podría ser DOS o TRES MIL AÑOS mayor. Todo lo cual convierte a las también denominadas Tablas de Ptolomeo en una de las más preciosas reliquias históricas de la Humanidad, imprescindible e insustituible en cualquier investigación histórica que se precie.
 
Precisamente porque hasta hace alrededor de dos milenios pervivieron algunas Cartas Geográficas y Periplos Marítimos que describían con enorme minuciosidad el conjunto o las distintas partes de la Península Hibérica, la atención prestada a ella por Ptolomeo aventaja incluso a la que concede a otras regiones del Mundo Antiguo, tales como Egipto, Babilonia, Grecia o Italia que a priori diríase que hubieran debido aventajar a HISPANIA, en razón a su hegemonía político-militar y a su supuesta mayor relevancia histórica...
 
 
El Mapa de HISPANIA de PTOLOMEO tenía la clave…
 
El caso es que entre los numerosísimos aspectos de interés que podríamos señalar en las decenas de versiones del Mapa de Hispania de Ptolomeo que han llegado hasta nosotros, llama especialmente nuestra atención el hecho de que a lo largo de toda la fachada atlántica hibérica, desde el Golfo de Bizkaya hasta el Estrecho de Gibraltar, aparezcan reproducidas hasta cinco grandes Islas o conjuntos de islas que hoy brillan esplendorosamente por su ausencia. ¿Fantasías de Ptolomeo? ¿Memoria, acaso, de unas Islas que existieron en otro tiempo y que acabaron siendo engullidas por el Occéano como le sucediera el Archipiélago de la Atlántida...? Porque llaman la atención dos cosas, a este respecto: en primer lugar, que las Islas mediterráneas que aparecen consignadas en dicho Mapa que existen realmente, hallándose situadas en el lugar que efectivamente les corresponde; y en segundo lugar, el hecho de que todo ese rimero de enigmáticos y hoy inexistentes Archipiélagos atlánticos pegados a las costas de Hiberia, ostenten denominaciones muy concretas y precisas que, por otra parte y probándose con ello su existencia real, aparecen reiteradamente reflejadas en los más viejos textos históricos que nos han transmitido los historiadores grecolatinos...
 
¿Cómo pueden ser entes de ficción nada menos que CINCO Archipiélagos distribuidos en torno a la Costa atlántica hibérica y que responden, enumerados de Norte a Sur, a los ilustrísimos nombres de...:
 
Islas Eskopuli Trileuki / Islas Kassiterides  /  Islas de los Dioses (Deorum Insulae)  /  Isla Londobries = Barlanga = Eritheia / y, por último, Isla Gadeira?
 
Los historiadores actuales y de los siglos pasados, persuadidos siempre de que su inteligencia y sabiduría han sido infinitamente superiores a las de sus predecesores, no le han concedido la menor atención e importancia al fascinante enigma que la inexistencia de todas esas Islas nos plantea, achacando su presencia a la fantasía y a la ignorancia de los cartógrafos antiguos. Un recurso, éste de presumir y dar por sentada la ignorancia ajena, que acostumbra a ser la forma más socorrida de hacer amplia y generosa exhibición de la propia... Todo lo cual me trae a la memoria estas felices, sabias y certeras palabras del astrobiólogo español Juan Pérez Mercader: Si encontrar vida inteligente en nuestro planeta es extremadamente complicado, imagínense fuera...
 
No, no podemos considerar a nuestros antepasados tan estólidos como para haberse sacado de la manga de su fantasía nada menos que cinco Archipiélagos de dimensiones considerables y dotados todos ellos de sus correspondientes nombres y apellidos... No, la explicación para este fenómeno tiene que ser otra y, por supuesto, mucho más consistente, sólida y creíble.
 
(Nota: al final de este escrito incluyo una de las numerosas versiones del Mapa de Hispania de Ptolomeo. En el supuesto de que no os llegara, os lo adjuntaré como Archivo anexo con el próximo Introito. De todos modos, proyecto enviaros varios semejantes… Eskarlata Lombardía me ha conseguido ya algunos navegando por Internet y agradeceré a quien consiga otros el que me los haga llegar…)
 
 
El apabullante recuerdo de la ATLÁNTIDA…
 
VEINTIOCHO AÑOS de investigaciones históricas sobre la génesis de la Humanidad racional y de la Civilización en el contexto de la Península Hibérica (refrendadas hoy por los resultados de investigaciones posteriores desarrolladas por científicos galos y anglosajones), me permiten afirmar que todas esas Islas atlánticas reflejadas, entre otros, en el Mapa de Hispania de Ptolomeo, no son sino otras tantas lecturas, versiones o idealizaciones del Archipiélago de la ATLÁNTIDA, hundido en algún lugar del Litoral Hibérico que ha constituido hasta hoy un enigma impenetrable y que, debido a ello, dio lugar a toda esa profusión de hipótesis respecto a su ubicación, llamadas a convertirse en una legión de Islas hipotéticas cuyos nombres, éstos sí absolutamente reales, no eran sino algunas de las innumerables denominaciones con las que a lo largo de su dilatadísima historia, fueron siendo conocidas aquellas remotísimas y celebérrimas Islas Atlantes en las que tuvo su cuna la Humanidad inteligente o sapiens...
 
Digamos que con los diferentes nombres de la ATLÁNTIDA ha sucedido lo mismo que con los innumerables nombres que el ser humano ha dado a DIOS a lo largo de su Historia: acabaron tomándose como Dioses distintos lo que sólo eran epítetos diferentes de un mismo Dios, el ASTRO SOLAR, y hoy no hay quien convenza a CHARO ARENILLAS y a todos los CÁNDIDOS del Planeta de que CRISTO, BUDA, BRAHMA, BAKO, ZEUS, JÚPITER, ALÁ, APOLLO…, SANT´YAGO o DON´OSTIA son sólo nombres indistintos de una misma Divinidad, a la que a lo largo de miles de años se ha dotado de rasgos, leyendas y características bien diferenciadas y hasta antagónicas. Pues bien, esto es exactamente lo mismo que ha sucedido con los distintos nombres del Archipiélago de la ATLÁNTIDA en el que nuestra Especie EVOLUCIONÓ y TUVO SU CUNA
 
Sin necesidad, pues, de explorar los fondos occeánicos, ni de acometer prolijas y costosísimas investigaciones o excavaciones, la mera presencia de todas esas Islas atlánticas pegadas al Litoral Hibérico, ya prueban de manera irrefragable que la ATLÁNTIDA existió realmente y que, como acertadamente documentara Platón en dos de sus Diálogos, estuvieron situadas al abrigo de la Península Hibérica
 
Pero si aplicamos una lente de mucho mayor calibre al análisis en profundidad de todo este asunto, podremos llegar a conclusiones mucho más precisas y concluyentes que incluso pueden llegar a establecer cuál fue la ubicación exacta de aquel escurridizo Archipiélago, doblemente extraviado, por una parte por mor de la AMNESIA que es consustancial a nuestra Especie y, por otra, por la inconmensurable TORPEZA y CEGUERA de las personas que a lo largo de los tres últimos milenios se han consagrado a la Investigación Histórica
 
 
La isla GADEIRA
 
Iniciando nuestro periplo de Sur  a Norte, la primera ISLA atlántica que llama nuestra atención en el Mapa de HISPANIA de Ptolomeo, aparece reproducida en la “antesala” del Estrecho de Gibraltar y responde a los nombres de GADEIRA o GADIRA Bien, ésta sería la única Isla a la que podrían aferrarse aquellos atlanteadictos que siguiendo los pasos de los antiguos Griegos y de todos los investigadores de los últimos siglos, se han empecinado en sostener la hipótesis indefendible de la localización de la ATLÁNTIDA en el umbral del Estrecho que separa a África de Europa… Pero GADEIRA no puede estar hundida donde la sitúa Ptolomeo por la sencilla razón de que la profundidad del Occéano en ese punto es EXIGUA y de que su existencia sólo sería posible si la isla en cuestión fuese una isla de tres al cuarto, cuya altitud no superase el centenar de metros. En cuyo caso NO se trataría de la Isla ATLÁNTIDA por cuanto la ENORME ALTITUD de ésta se halla archidocumentada por los historiadores antiguos…
 
Desde hace dos milenios y por pura y simple pereza intelectual, GADEIRA ha venido siendo identificada con CÁDIZ sin que NADIE, hasta que yo lo he hecho, haya arremetido contra tamaño DISLATE. Porque, para empezar, el verdadero nombre de Cádiz no es éste sino KÁLIZ, por corrupción a su vez de ESKALDIZ… Nombre este que les resultará muy familiar a mis lectores euskaldunes, al ser ese ESKALDIZ >> ESKALIZ >> KÁLIZ el topónimo más EUSKALDÚN de TODA LA PENÍNSULA IBÉRICA, incluido el propio País Basko. O sea que Cádiz jamás puede haber sido Gadeira porque su verdadero nombre es ese ESKALDIZ >> ESKALIZ >> KÁLIZ que no tiene absolutamente nada que ver con ella.
 
Por si fuera poco, GADEIRA es también una torpe lectura de los antiguos Griegos, que interpretaron de esa forma un topónimo netamente kantábrico: GÁNDARA = GANDARILLAS, presente este último en una población próxima a la atlante San Bizente de Labarkera y el primero en la Sierra de GÁNDARA = ESKONZIA = BASKONIA que se yergue sobre la BAHÍA de Sant´ANDER…
 
O sea que la GADIRA andaluza de Ptolomeo (vigente durante dos milenios en todos los libros de Historia…) se disuelve como un azucarillo, sin resistir el más somero análisis crítico…, y con ella las esperanzas de los atlanteadictos de descubrir a la celebérrima ISLA en el entorno de Cádiz o de Gibraltar…
 
 
La Isla de LONDOBRIES
 
La otra gran Isla que Ptolomeo documenta en la Costa Atlántica hibérica, responde al nombre de LONDOBRIES que, asombrosamente, no ha llamado la atención de ningún historiador hasta la fecha, a pesar de lo cegadoramente EVIDENTE que resulta que ese topónimo es el precedente del nombre en inglés y en castellano de la Capital de Inglaterra y del Reino Unido: LONDON = LONDRES
 
No voy a descartar, porque no me consta, que pueda existir una Isla hundida en la Costa Portuguesa, a la altura de la desembocadura del río Tajo en Lisboa, pero lo que sí que voy a rechazar, y además de plano, es que haya existido una Isla de ese nombre en ese punto. Por la sencilla y elementalísima razón de que, si hubiera existido, la ciudad de LONDRES no sería la que hoy ostenta ese nombre en Gran Bretaña, sino LISBOA… Es de puro cajón: si las Islas ATLANTES, Cuna de la Humanidad, se hubiesen hundido frente a Lisboa, la memoria de ese Archipiélago en la Costa Portuguesa, con todos y cada uno de sus nombres, sería tan obsesiva como lo es en el que fue su verdadero emplazamiento del Litoral Oriental de la Costa ASTURIANA… Porque la huella de LONDOBRIES que brilla por su ausencia en TODA la Península Ibérica, sólo aparece en la Cordillera KANTÁBRICA, en ese mismo ámbito muy próximo a ASTURIAS en el que se encuentran las Fuentes del río HEBRO… Y lo hace en un pueblecito denominado LÁNDRABES, que se encuentra en el entorno del Río LANDRABEJOS Todo ello en la Sierra del Rojo y en un rincón de la geografía kantábrica en el que también aparecen los nombres de BRIZIA y de BEZANA, que pertenecen a la misma familia que BRITANIA y BRETAÑA ¡Qué pocas personas saben que existe una Virgen de la BRETONERA en Burgos y un lugar llamado BRETONES en el santanderino Valle de Pas…!
 
Es fundamental que BRIZIA y BEZANA aparezcan junto a LÁNDRABES, no sólo para homologar a ésta como hermana de LONDRES, sino sobre todo porque ese LONDOBRIES de Ptolomeo aglutina DOS NOMBRES distintos de la CUNA DE LA HUMANIDAD, LONDEA y BRIZIA, relacionados ambos con nuestra supuesta MADRE LUNAR…:  LONDEA + BRIZIA >> LONDOBRIES Bueno, pues toda esta EXHIBICIÓN de coherencia toponímica acontece en tierras KANTÁBRICAS y no en las portuguesas en las que debería manifestarse si, como pretenden los Mapas de Hispania de Ptolomeo, la ISLA de LONDOBRIES hubiera estado situada frente a LISBOA…
 
Por si no estuviera ya bastante claro el asunto, sabemos por algunas versiones del Mapa de Ptolomeo que la Isla Londobries respondía también a los nombres de Barlanga y Eritheia que nos devuelven a CASTILLA… Porque Berlanga es una importante población de SORIA que posee un extraordinario CASTILLO y Eritheia (que es un derivado de ARIZA, pueblo próximo a Berlanga…) significa ROJO en griego y coincide, por tanto, con el nombre de la Sierra burgalesa en la que, como acabamos de ver, se encuentra la población de LÁNDRABES
 
 
Las Islas de los DIOSES o DEORUM Insule…
 
Ocioso es decir que las Islas de los DIOSES que Ptolomeo sitúa frente a la Costa Gallega, más o menos a la altura de las Islas Cies y Ons, no han dejado tampoco rastro alguno de su nombre en ese punto del Litoral ATLÁNTICO. Y es que, de hecho, los únicos puntos de la geografía hibérica en los que puede documentarse toponímicamente el nombre de DIOS, vuelven a conducirnos hasta ASTURIAS (el hermoso Monasterio de San Salvador de Val-de-DIOS), hasta la vecina LIÉBANA (el lugar de Fuente DÉ en donde nace el divino río DEVA) y hasta el no menos kantábrico norte de la Provincia de Burgos (la población de Puente DEY... o Puente de DIOS).
 
No añado la Cartuja catalana de Scala DEI, por su situación próxima al Litoral Mediterráneo, aun cuando su nombre (Escalera de DIOS), hace igualmente referencia a la gigantesca ISLA ATLÁNTIDA cuya altura hacía presumir que permitía la comunicación entre los Mortales y los Inmortales…
 
Aparte de porque servían como ESCALERA DEL CIELO, las ISLAS de la ATLÁNTIDA fueron conocidas como ISLAS de los DIOSES por la sencilla razón de que, al tratarse de la CUNA DE LA HUMANIDAD, existía la convicción de que los DIOSES habían NACIDO EN ELLAS Y buena prueba de ello, el testimonio concluyente que, a este respecto, nos han legado dos historiadores de época romana, Plinio y Pomponio Mela…:
 
Los ATLANTES habitaban el litoral del Océano Atlántico, en un país muy fértil, montañoso, nada llano y de gran belleza que estaba situado en el extremo de la Tierra y en el que el aire es tan templado que los frutos de los árboles y otros productos crecen allí en abundancia la mayor parte del año. Su territorio se extendía por el NORTE y por el OCCIDENTE de aquel país. Su primer rey fue Urano y afirmaban también que su país había sido la CUNA de los DIOSES.
 
¡Más claro, el agua! (Y aplíquense el cuento aquellos atlanteadictos que están perdiendo lastimosamente el tiempo y el dinero buscando la Atlántida por el SUR de España…).
 
Como GALICIA tiene el carácter de Final de la Tierra y al mismo tiempo se halla al Norte de la Península Hibérica y en un Litoral cuajado de ISLAS, era inevitable que los Cartógrafos antiguos dedujeran que ése podía haber sido el emplazamiento del Archipiélago de la ATLÁNTIDA, conocido en este caso con ese nombre de ISLAS de los DIOSES Sí, todos los datos que Plinio y Mela nos aportan podrían aplicarse, en efecto, a Galicia, si no fuera porque todas las Islas de su Litoral son minúsculas, tanto en altitud como en superficie, y sin parangón posible con el Archipiélago ATLANTE… Y tampoco hay ninguna constancia de la existencia de una Isla gigantesca, hundida frente a las Costas Gallegas…
 
 
Las Islas KASSITERIDES…
 
Siguiendo la estela de Plinio y de Pomponio Mela, otro antiguo historiador conocido como Eusebio Cesarense, documenta la existencia de la ATLÁNTIDA en su obra,  Preparación evangélica Aunque las designa con otro nombre, como vais a constatar en el acto, nos habla de las mismas ISLAS a las que acabamos de conocer en el apartado precedente…:
 
Evehemero (...) llegó a unas islas entre las cuales destacaba la que se llamaba PANCHAYA. Allí vio los isleños Pancheos que se esmeraban en la religión y pie­dad y veneraban a los Dioses con magnífico aparato de sacrificios y dones preciosísimos, brillando oro y plata. Esta isla estaba dedicada a los Dioses y sobre la cumbre de una montaña elevada estaba el templo de Iúpiter Triphileo. En él estaba una Columna de oro que contenía las hazañas de URANO, esposo de TITANA, tam­bién llamado CIELO.
 
¡Ahí tenéis claramente documentada la presencia de un TEMPLO crucial en la CUMBRE de la ISLA en la que se localizaba la CUNA de los DIOSES… y de sus hijos, los primeros seres humanos…! Y, como habéis visto, reaparece el dios URANO = CIELO, adorado por los ATLANTES y obviamente identificado, en este caso, con la Isla Primigenia y con la fábula que pretendía que ésta, debido a su formidable altitud, ejercía de PUENTE o ESCALERA entre el Cielo y la Tierra... Y por si fuera poco, en esta misma cita histórica se nos habla de una COLUMNA que se erguía, también, sobre la CUMBRE de la ISLA MAYOR de la ATLÁNTIDA, haciendo bueno cuanto leíamos en los Introitos 224 y 225, al hilo de la ISLA de KOLONAS o Leuko-Fris… y de la COLUMNA que preside el monasterio armenio de GAZABÁN, en Tatev…
 
Bueno, pues si retrocedemos al Introito 225, veremos cómo DIODORO DE SICILIA nos aportaba en él otro de los más preciosos testimonios históricos que documentan la existencia de la ATLÁNTIDA. Recordemos sus palabras y observemos cómo se menciona en ellas al mismo URANO = CELUM del que acaban de hablarnos Plinio, Pomponio y Eusebio…:
 
Ammón se enamoró de Amalthea en los montes Keraunios. Esta AMALTHEA era reina de una ISLA del extremo de la Tierra, fertilísima y con forma de CUERNO. Los dos amantes escondieron a su hijo Dioniso en esa ISLA rodeada por el río Tritón y que era inaccesible salvo por una zona llamada las Puertas de Nysa. La ISLA era fertilísima y estaba cubierta de praderas y arroyos. Sus habitantes eran longevos y existía en ella una enorme cueva redonda en la que vivían las Ninfas. En memoria de su primer rey, CELUM, los más nobles de los pobladores de Nysa eran conocidos con el nombre de Cilenos…
 
Sí, el hecho de que reaparezca por tercera vez ese REY divinizado, URANO-CELUM, permite reconocer y demostrar que todas estas noticias, aparentemente inconexas, nos están hablando de un mismo Pueblo y de una misma ISLA. Isla que sólo puede haber sido la mayor de la ATLÁNTIDA, cuando en el primero de los tres textos que acabo de reproducir, se menciona específicamente a los ATLANTES como pobladores de ella…
 
Bueno, pues hete aquí que TODAS las versiones del Mapa de Hispania de Ptolomeo, sin excepción, reproducen un gran ARCHIPIÉLAGO formado por DIEZ ISLAS, en el vértice más occidental de GALICIA y a escasa distancia del Litoral de esta región. Lo que, si efectivamente hubiera existido tal grupo de Islas, le habría convertido en el auténtico FINISTERRE o FINAL DE LA TIERRA del Mundo Antiguo… Los Antiguos Griegos llamaron KASSITERIDES a aquellas Islas y este nombre, con leves variantes, es el que consignan todas las versiones de Ptolomeo que han llegado hasta nosotros. ¿Por qué les dieron ese nombre? Pues porque aquellas Islas poseían enormes filones de uno de los metales más escasos y apreciados de la Antigüedad, el estaño, y kassiteros es el nombre griego de este metal… Lo que quiere decir que los Griegos hicieron de las suyas en el verdadero nombre de aquellas ISLAS, que poseían tal cantidad de ESTAÑO que incluso le dieron nombre a éste…
 
Me ha costado DÉCADAS llegar a recontruir el genuino nombre de ese Archipiélago atlántico, tras el que subyace, fidelísima, la memoria de la ATLÁNTIDA. Me ha costado décadas pero, por fortuna, lo he conseguido y puedo ofrecéroslo en auténtica PRIMICIA MUNDIAL… Helo aquí:
 

KASSIO - THERMIDES

 
Es decir, que se trata de dos nombres distintos, que han perdido dos de sus letras al fundirse en uno solo… Dos nombres que, una vez más, no nos conducen hasta la región en la que Ptolomeo documenta a estas DIEZ ISLAS, sino hasta CASTILLA y hasta aquella prolongación septentrional de ésta, la antigua Provincia de LIÉBANA, integrada hoy en Cantabria…
 
¿Qué se esconde detrás del primero de esos dos nombres, KASSIO? Pues nada más y nada menos que el nombre documentado de la AKRÓPOLIS de la primera TARTASSIA kantábrica, a la que los Griegos, tan ignorantes como siempre, convirtieron en Tartessos y situaron, disparatadamente, en Andalucía… ¡O sea que el nombre de la ISLA principal de las kantábrico-atlánticas ISLAS KASSI-THERMIDES, calca literalmente el de la Akrópolis de TARTESSOS…! ¿Qué más pruebas queremos de la ubicación SEPTENTRIONAL de esta última, así como de que TARTESSIA no fue sino uno más de los nombres de la ATLÁNTIDA…?
 
Peña KASTILLO, el primer emplazamiento de la ciudad de SANTANDER, bañado por las aguas de su Bahía, está documentado que respondió también al nombre de Pico KASSIO y, por lo demás, los más fieles ecos toponímicos de aquella ISLA- AKRÓPOLIS aparecen en LIÉBANA y en su entorno inmediato. Tomad buena nota de los nombres de todos estos pueblos…:
 

KOSSÍO  -  KOS  -  Los KOS  KOSEGAYA – Collado KOZALBA – KASABEGAS – KASASOLA – KASAMARÍA…

 
Aunque no voy a entrar ahora en  ello, observad que KASSIO = KASSI es la misma raíz que designaba a la Columna y Akrópolis de GAZABÁN en Armenia, hermana de todas nuestras AL-KAZABAS y, también, de la parte más antigua y más elevada de las poblaciones del Norte de África, conocidas por ello como La KASBAH ¿No resulta meridianamente obvio que todos esos enclaves se han limitado a CALCAR el nombre de la PRIMERA AKRÓPOLIS de la Humanidad, consagrada en la CUMBRE AMESETADA de la Isla de AZTALLÁN o ATLÁNTIDA…?
 
En cuanto a la segunda parte del nombre de las Islas KASSI-THERMIDES, documenta su situación TERMINAL en el EXTREMO de la Tierra, así como la presencia en ellas de importantes manantiales TERMALES… Una impresionante Akrópolis celtibérica de Castilla, la de THERMEDA, junto a la población soriana de TIERMES, recuerda a aquella Isla crucial junto a la que, sin la menor duda, se abría un impresionante ESTRECHO o DESFILADERO. Por eso el tajo que comunica LIÉBANA con el MAR responde al nombre de Desfiladero de la HERMIDA, por corrupción de THERMIDA… Y en este caso estamos hablando de un enclave de los PICOS DE EUROPA, situado a tiro de piedra de las TRES ISLAS de ESKOPULI TRI-LEUKI, sumergidas hoy junto al Litoral Asturiano y en las que, como sabéis, localizo yo el verdadero emplazamiento de la ATLÁNTIDA… y de las genuinas KASSITERIDES. Por eso los pueblos y montes derivados de KASSIO- que acabo de enumerar, se apiñan todos en el entorno inmediato de Liébana y de La HERMIDA
 
Mucha atención porque estamos tocando un asunto de una importancia capital, en razón a que el ESTRECHO de HÉRKULES junto al que PLATÓN documenta que se alzaban las ISLAS de la ATLÁNTIDA, no respondía al nombre de Gibraltar sino a otros dos que los historiadores antiguos y el propio Ptolomeo documentan…: HERMITHEO y MELLARIA De ninguno de esos nombres descubriréis ni rastro en torno a Gibraltar, porque aunque los antiguos Griegos y todos sus acólitos posteriores se hayan emperrado en ello, ese Estrecho del Sur de España no tiene absolutamente nada que ver con el verdadero ESTRECHO DE HÉRKULES, cuyo principal calco a escala universal es el ya señalado de La HERMIDA La similitud entre HERMITHEO y  HERMIDA es flagrante… Tanto como ese segundo nombre, MELLARIA, que encontramos en ese mismo Estrecho de La Hermida, en uno de sus tramos, conocido como Peña MELLERA
 
Vamos a ver, señores Atlanteadictos y Tartessoadictos que os habéis empecinado, como los Griegos, en CONFUNDIR al ESTRECHO DE HÉRKULES con Gibraltar, ¿con qué  COÑO de fundamento seguís emperrados en identificar aquel antikísimo ESTRECHO con el que se abre en el Sur de España, cuando resulta que sus dos antiguos nombres brillan por su ausencia en éste y, por el contrario, resulta que ambos topónimos se encuentran todavía vigentes en el Estrecho o Desfiladero de La HERMIDA?
 
Puedo imaginar vuestra respuesta: os basáis en el testimonio de todos los centenares de historiadores que desde hace más de dos mil años vienen relacionando a las Columnas de Hérkules con Gibraltar… Pero ¿qué valor tienen todos esos centenares de historiadores cuando sabemos que todos ellos se han limitado a repetir dócilmente y sin someterlo al menor análisis crítico, lo que dejaron escrito los Griegos a este respecto…? Lo que quiere decir que si se demuestra, como yo lo estoy haciendo, que los Historiadores y Geógrafos helenos fueron unos IGNORANTES redomados, entonces toda esa supuesta “ciencia” en la que estáis fundando vuestro trabajo, se evapora en el acto y queda reducida a NADA… Y este mismo razonamiento se aplica al de la identificación de TARTESSOS con Andalucía, producto también de la DESCOMUNAL IGNORANCIA de los antiguos Griegos, que no dieron una a derechas, confundiendo a las Islas Canarias con las Islas AFORTUNADAS o de los BIENAVENTURADOS y a la ISLA ATLÁNTIDA con el africano Macizo del ATLAS, al que impusieron este nombre por real decreto, a pesar de que tiene de Isla lo mismo que yo de seminarista…
 
Y eso por no hablar de que el llamado Padre de la Historia, HERÓDOTO, no ubica a las COLUMNAS DE HÉRKULES en Gibraltar sino en el ámbito del NORTE DE ESPAÑA
 
¡Hay que JODERSE, señores atlantómanos y atlanteadictos…!, ¿después de 2.500 años, no estáis cansados ya de repetir todas las GILIPOLLECES que urdieron los Griegos y que las generaciones posteriores han repetido sin rechistar, merced al CRÉDITO TOTAL que el Cristianismo ha venido concediendo a cuanto dijeron o hicieron los Griegos y los Romanos, IGNORANTES unos y otros hasta extremos inauditos y, además y en muchísimos casos, inclinadísimos a mentir como BELLACOS con tal de defender sus intereses y de arrimar el ascua a su sardina…?
 
Platón documenta que los Reyes de la ATLÁNTIDA eran DIEZ y que cada uno gobernaba su propio territorio. Luego, deducción obvia, eran DIEZ las Islas que formaban aquel Archipiélago, siendo los nombres de esos diez supuestos Reyes, los de las ISLAS en cuestión. Por eso nos dice que uno de ellos se llamaba HESPERO, documentando con ello a HESPERIA (nombre griego de HISPANIA) como una de las Islas de la ATLÁNTIDA
 
Bien, pues al hilo de aquellas DIEZ ISLAS, sabemos que Macrobio, un filósofo y político del Bajo Imperio Romano, conservaba como un tesoro un mapamundi (el mismo o uno parecido al que fusiló el grecoegipcio Ptolomeo al componer su Atlas…) en el que las Columnas de Hérkules aparecían representadas a la vera de un ARCHIPIÉLAGO formado por SIETE islas menores y TRES mayores. Que es el mismo, a su vez, al que también evocaba Proclo en aquel precioso testimonio que viene a probar que las Diez Islas KASSITEROS, situadas en algún lugar del antiguo Final de la Tierra hibérico, eran las 3 + 7 ISLAS que integraban el Archipiélago Atlante…:
 
Marcello, que escribió una historia sobre los asuntos Ethíopes, dice que existió una GRAN ISLA, documentada por todos los que escribieron historias relacionadas con el Mar Externo. Pues ellos cuentan que en ese tiempo había SIETE ISLAS en el Mar ATLÁNTICO, consagradas a PROSERPINA; y, además de éstas, TRES de inmensa magnitud consagradas a Plutón, Iobe y Neptuno. Por otra parte, los habitantes de la última isla conservaban la memoria de las prodigiosas dimensiones de la isla Atlántida, según lo habían referido sus antepasados, y que ella gobernó durante mucho tiempo todas las islas del Mar Atlántico. Desde esta isla puede pasarse a otras grandes islas más allá, las cuales no están lejos de la tierra firme, cerca de la cual está el verdadero mar
 
Las  coincidencias entre lo escrito por Proclo y lo dicho por Platón, también sobre la ATLÁNTIDA, son ABSOLUTAS, lo que no es óbice para que todos los LERDOS (capitaneados por los más LERDOS de todos: los Catedráticos Universitarios), sigan burlándose de la ATLÁNTIDA y ninguneándola ante todos como un invento de Platón… Obviamente, porque no se han molestado en ESTUDIAR el asunto y en conocer los testimonios de otros historiadores antiguos que documentan la existencia de aquellas Islas cruciales…,
 
 
Las Islas de los ARROTREBAS…
 
Aunque sufriendo un lapsus en su número, el omnipresente y bien informado PLINIO escribió también sobre el Archipiélago de la ATLÁNTIDA en el Libro III de su Naturalis Historia:
 
Frente a los ARROTREBAS hay SEIS ISLAS que denominan "de los DIOSES" y a las que otros llaman Afortunadas...
 
ARRUDO, ARRUTI, ARRIA, ARRODÍAS o ARROZAGAS son algunos de los ecos toponímicos dejados por los ARROTREBAS en el ámbito del que fuera su país: los PICOS DE EUROPA Es decir, a tiro de piedra del emplazamiento de la GIGANTESCA ISLA del KATXUTXO Y en el resto de ASTURIAS, la huella dejada por este Pueblo resulta no menos obvia y manifiesta: ARRIONDAS, ARRIONDO, ARROES
 
El nombre de los ARRO-TREBAS (>> ríos Trubia y Trueba, Cueto del Trabe etc.) nos sugiere que sus descendientes podrían haber sido los pobladores del actual Condado de TREBIÑO, en tierras de Burgos y Álaba. Pues bien, si consultáis un Mapa de esta zona, veréis mis sospechas confirmadas por la presencia de una población y de un río denominados ARRIETA, que están situados en el corazón mismo de TREBIÑO, homologando a éste como una réplica o sucursal de ese País de los ARROTREBAS documentado por Plinio y que, como vemos, resulta crucial para descubrir la genuina localización del ARCHIPIÉLAGO de la ATLÁNTIDA
 
 
Dejo en este punto, simplemente esbozado, el asunto de las Islas KASSITERIDES ubicadas por Ptolomeo junto al Finisterre Galaico y confundidas también, por la mayor parte de los historiadores, con las Islas Británicas. Pues bien, NI LO UNO NI LO OTRO porque esas DIEZ ISLAS fueron las mismísimas DIEZ ISLAS de la ATLÁNTIDA, hermanas geológicas de los PICOS DE EUROPA que yacen sumergidas frente a ellos desde hace alrededor de 12.000 años… Y la demostración de todo ello resulta sencillamente APABULLANTE. Pero quedará para otros Introitos posteriores…
 
 
 

http://4.bp.blogspot.com/_fkhcWA2Q0W4/SdhH20mqpbI/AAAAAAAAABw/nBknafr72zI/s400/tolomeo+3.jpg