Manual Instrucción Cósmica

Reflexión sobre la Atlántida Ibérica versus Lemuria Ibérica

Ratio:  / 2
MaloBueno 

 

 

 

 

 

 

Por Soliman Or TaU de Lys 

 

Por supuesto, al margen siempre, siempre de la historiografía oficial, que no de la historiología, que es diferente,.

En este caso hablaré de Atlantologia, como dice mi cercano Jorge Diaz (le gusta que le llamen Georgeos, igual que a mi, Soliman) y de la Lemuria Ibérica.

Bueno, en mí caminar, indagar, meditar y sospechar, al final, como le dije un día a mi hermana en el espíritu Esther Regalado, ya voy de encontrador, mi parte de buscador ha cesado y ahora me encuentro para encontrar y hallar. Encontrarme y hallarme, para Completarme.

Así que he hallado, y encontrado, que lo que realmente intuimos y nos hace emocionarnos con todo esto de la atlantologia, de la Atlántida, de la Iberia Atlántica hundida, inundada o desaparecida, no es la Atlántida. No. No es eso. Es otra cosa, es otra civilización, otra nación, y difiero del nacimiento que los agoreros anuncian y escriben en papel. ¡Qué difícil escribir en papel estos temas!

El verdadero recuerdo de la Atlántida es en realidad de la Lemuria Ibérica. Pero esto no es nada más que otro nombre, otro concepto, otra forma de enunciar y anunciar un estado de la seidad del hombre.

No voy a 900 años antes de Cristo. Ni tan siquiera a 9000 a.de C. Quizás tampoco a 15.000, y ya empezamos a entendernos.

El hundimiento, la inundación, el diluvio, fue la caída, el hundimiento de nuestra psiquis, el abandono de un Estado (por otro). El abandono de una Armonia. La Pérdida de una Facultad del Hombre/Mujer.

¿Qué es Lemuria?

Lemuria. Mu. Moria. Maria. AnaMaria. Tana. Tanis. TamaRá. Se puede decir de tantos nombres ¡¡¡ Se le ha nombrado tantas veces de nombres equivocados ¡¡¡ Se ha perdido tanta transcendentalidad al denominar ese estado.

¿Cómo puedo percibir un estado de 3 dimensiones en otro de 2?

¿Cómo encajo un poliedro en un plano?

¿Se puede?

Pues eso, pasa.

La Madre

 

Eso nos suena más. La Madre Cósmica, La Madre Maria, la Madre de Dios, La Reina de los Angeles, La Reina de los Dioses, innumerables nombres en todos los idiomas, dialectos, lenguas y formas de escribir. De derecha a izquierda, de izquierda a derecha, de arriba abajo, diagonalmente, espiralmente. Pero…

A nadie se le ha ocurrido escribir para adentro. El escribir para adentro es otra cosa y otro artículo.

La Lemuria Ibérica es una heredera del estado Élfico de la Humanidad. Y todos diréis ¿Es que los Elfos (tipo Señor de los Anillos) eran la Humanidad Primitiva?

Os acordáis de los Cátaros, los Puros, los que sucumbieron al pié del Vaticano Trinitario romano a través de la Cruzada albigense, la primera cruzada contra precisamente los cristianos.

Cátaro en idioma élfico significa “RESPLANDECIENTE”. Si queréis saber más de esto os incito a leer en profundidad las leyendas y mitos sumerios.

Luego si la civilización se expandió desde Iberia al Oriente próximo, inició el Sumer, la civilización védica (ya he superado la vergüenza histórica y el que quiera razonar que razone, yo escribo “para adentro”), etc. compartida con otros hermanos del Orbe, que ya habitaban por Tihuanaco, Norteamérica, África y Pacífico, resulta que la tan traída y llevada Lemuria también es compartida por la europa Paleolítica o más bien vamos a denominar la Europa Élfica o lo que también se ha llegado a denominar La Europa de las Madres, la Civilización de las Madres. Que puede que resulte ahora que no era tan primitiva.

Quizá nuestra forma de ver el mundo presente nos haga no tener la sintonización y el punto de vista adecuado.

¿Es más primitiva una civilización que ha encontrado en el amor común de sus hermanos la meta de sus acciones?

¿Es más adelantada una humanidad porque corroe sus  entrañas con la máquina?

¿Es más demencial una humanidad que en 100.000 años no ha evolucionado? ¿O porque la evolución es para los ADENTROS (la evolución interna) y no es visible para el arqueólogo y el historiador/historiólogo?

Lo que yo vengo diciendo en Tartessos.info desde sus inicios ¿qué anidaba en los corazones de aquellos en cuyos huesos habitaba el aliento de vida y amor? Porque no todo son jarros, jarrillos, murallas, huesos e interpretaciones.

Quizá no evolucionaron porque en su forma de vida encontraron la felicidad (sin máquinas ni artilugios). Porque sus artilugios eran eso, de luz. Arte de Luz.

Falta consciencia. Y mirad que he puesto una “S” entre la “con” y la “Ciencia”.

La “S” de Shhhbilya.

La Serpiente. La Madre. La que nos ha llegado como la Impostora. Claro, como no iba a ser así. Mirad un poquito sosegados a quien nos ha transmitido ese sinsentido.

La serpiente engañó a Eva para que comiera del fruto del Conocimiento del Bien y del Mal.

No me meto en asuntos bíblicos, pero hay un registro y una clave que debo de resaltar.

Si la Serpiente es la Madre, como es que nos engaño para que cayéramos en este estado de suspensión temporal del 90% de nuestros sentidos álmicos y mentales.

Fue voluntario en realidad. Nos prestamos al juego.

Pendones al viento. Trompetas sonantes. En una Llamada Cósmica las legiones Élficas se presentaron voluntarias para sembrar con Simiente de la Madre este nuevo terreno de juego. ¿Cuántas veces ha sido necesario en estos 4.500 millones de años? Un suspiro de la 5ª dimensión. Una eternidad para el que espera abajo, callado y dando poder al Otro.

Seguiré, si el tiempo y el respetable lo permiten, más adelante con esta disertación, para mi esclarecedora.

El nacimiento de esta nueva visión, de esta nueva conciencia, es el amanecer de un resplandor, de un cátaro resplandor. El conocimiento de la Lemuria Ibérica, clarificará de una vez por todas que la Atlántida fue eso precisamente, un hundimiento, un terminar, no un Esplendor, ni un elemento dignificante. Superemos los errores y afanémonos en corregir aquello que nos hizo sucumbir: la soberbia, la indignidad, la pasividad y el rechazo para sentir al otro, porque el Otro siempre soy yo, pero es que mis sentidos me lo hacen ver externo, porque si no, mi cerebro parcial no lo entendería. Somos seres Espejo, nos vemos en los otros, ya que son Yo Mismo.

Es Lemuria quien Renace, somos los hombres y mujeres Madre, celestiales y terrenales a la vez. Puntos de inflexión de la ingeniería sideral.

Reflexionemos.