Manual Instrucción Cósmica

Tartessos y Conciencia (II)

Ratio:  / 1
MaloBueno 

Por Soliman Orta 

Por supuesto que el inicio de todo en mi Despertar fue la Madre Tartessos. Quien si no nos ilumina e infunde la valentia necesaria para realizar la Gran Yihad, la Gran Guerra: la liberación de mi Yo desde mi pequeño yo. La Libertad desde mi Ego hacia mi Espiritu.

Aunque años de meditación y caminar por las sendas del Espiritu ya me hacian conocedor de recovecos y rutas, ha sido el nombre de Tartessos el que ha traido a mi mente y corazón, y no digamos conciencia, la más ilustre de las búsquedas: Yo Mismo.

 

Se cuenta mucho sobre qué civilización inicio la Humanidad, sobre qué civilización habitó en nuestra tierra hace unos cuantos miles de años. Cómo fue aquello, de donde vinieron, qué idioma hablaban, cómo pensaban, en definitiva, ..., qué anidaba en sus corazones.

Los hombres de antaño eran de todo menos primitivos.

Soy faro de Luz. E inicio el despertar en vuestra/nuestra conciencia dormida.

 

La imagen y la semejanza

Desde un principio el Hombre Milenario que habitaba en la Hibe Ra, Iberia para muchos, era un hombre y mujer, niño y anciano, que eran gigantes. Gigantes en el espíritu, sabedores de su linea ancestral. Conocedores de la Misión encomendada desde la lejania del Cosmos. Todos ellos eran parientes de sus ancestros siderales.

No nos podemos liar en aclarar en qué año, a partir de qué catástrofe o si eran estos o aquellos. Así nos perdemos en la razón, y la razón, por ahora, no nos ha solucionado estos asuntos.

Como bien sabeis sólo los que han ganado las guerras y han conquistado territorio son los que han escrito la Historia. ...Pero amigos y hermanos, esta historia que nos han contado, la oficialista, la de la academia está tan manida, tan rota, tan disimuladamente infantil, que el que se adentra en el estudio con una mínima conciencia, no ya desde postulados ovnis ( que ha muchos asquean ), no; sino desde el conocimiento de QUIEN SOY YO, hace que toda esa sarta de perorratas, alegatos, marketing en definitiva de obligado cumplimiento.

Los Tartessos se sabían hijos de una cultura mayor. 

Creemos escuela. No sólo se sabían hijos de la Atlantida, se sabían nietos de una Civilización mayor, la Civilización Humana. La que a través de la Lemuria Atlantica ha seguido enseñándonos y alentándonos a que continuemos aprendiendo las Ciencias Humanas y Matemáticas. 

No se si os acordais de aquel año del 2004 cuando recién inicié este portal. Comantaba en una primigenia web que los sacerdotes tartéssicos se sabian conocedores de un Primordial conocimiento de la Humanidad. Que este conocimiento entroncaba con las más antiguas civilizaciones terrestres y que lo principal para ellos era que se sabian de Dinastias Divinas de las Estrellas.

Tan antiguo es esta tradición en Hiberia que no ha quedado rastro de ella, solo leyendas y mitos, unas cuantas ruinas, pocas, mucha niebla, vacio y nada más. Ni nada menos.

Le decia el otro dia a un nutrido grupo de escuchantes que todo partió de la Nada, de la nada se inició un deseo o pensamiento, de este se transformó en voluntad, de la voluntad al movimiento, del movimiento al hecho, se inseminó, se gestó, parió, y nacio cuan bebe crístiko acunado en el Pesebre Cósmico (888). Nació a los Tres meses en una gestación de 6ª Dimensión. Ahora hecho Hombre Intraterreno, nos enerba el impetu y nos recuerda nuestra Anciana Hermandad Civilizatoria.

Antes que Tartessos la Atlantida, antes la Lemuria, antes la Hermandad.

Según el insigne profesor Ribero_Meneses, el nombre de Humanidad viene de Humania, y este de Hermania, ya que en aquellos albores civilizatorios tan lejanos, en donde el hombre empezó a saberse racional, o dicho de otro modo más iniciático, cuando el Hombre empezó a reencarnarse en cuerpos de primeros sapiens y encontraron este asoleada Tierra paradisiaca como un hogar qué poblar, se sabian Hermanos y Hermania pusieron a su solar.

Hermania

De un lugar de la galaxia que nos acoje llegaron los hermanos astronautas e inseminaron a las hijas de los "hombres". De aquellas nacieron los "gigantes", los Omberes sabedores de su dinastia, de su ascendencia sideral. Ya no reencarnaban en artilugios de luz, transportados por naves de quinta dimensión, llegaban en oleadas astrales desde los cielos crísticos de Andromeda, pasando por Orion, Sirio o Las Pleyades. Otros venian de estaciones de "medio camino", los arcturianos, los estandartes de la Rosa, la Comunidad Divina.

Y vieron que Hibera tenia buen clima y buenos sitios para procrear a sus mujeres. Ya no nacian en huevos de luz, sino en huevos de luz carnal, el útero matrístico de la Madre ancestral, encarnada en la madre focal, la hermana humana.

Este himno que invoco es para Re-Cordar (de Cordura), la cordura del Cordero (Agnis Dei).

¿por qué Andromeda? ¿por qué los antiguos astronomos pusieron a la galaxia gemela de la Via Lactea el nombre de Andros, u "hombre" en idioma griego?

¿Habeis puesto al revés la palabra Andromeda alguna vez?

A D E M O R D N A

Misteriosamente termina en DNA o ADN para los de habla hispana. Algo me recuerda que el ADN primordial o algo así. ¿Es un alegato a nuestros primeros padres?

la Hermandad vino de Andromeda inicialmente en este Universo. Pero seguro que antes, y si no antes, ya que el tiempo no es lineal, de un futuro o de un eterno y continuo presente, llegó nuestro re-cuerdo divino escondido en un par de filamentos del ADN trastocado y manipulado que tenemos ahora.

Es el auténtico Caballo de Troya. Sin saber qué el ADN de los andromedanos podian sacar de si mismo, millones de años antes/después, el Re-Cuerdo de nuestra Ancestralidad, de nuestra filiación divina, de nuestra ancianidad y jovialidad eterna.

Los Tartessos, los And alusíes. De qué sino Sant And er, And arroa