Manual Instrucción Cósmica

Cada pensamiento es invalorable

Ratio:  / 0
MaloBueno 

El tiempo ha cambiado de acuerdo con las Nuevas Leyes que ni siquiera se han hecho cumplir hasta ahora ...

 

 

 

 

Canalizado por Gillian MacBeth-Louthan

En un día humano promedio de 24hs hay 86.400 segundos. La velocidad del pensamiento es más rápida que un nanosegundo. Así que en un día promedio véanse teniendo aproximadamente 86.400 pensamientos a la velocidad de la luz. Si les dieran un centavo por cada pensamiento en un día promedio, reunirían $864 diarios. Multiplíquenlo por siete días y reunirían, por penique, por pensamiento, $6.048 a la semana. Multipliquen eso por 4 semanas y en un mes y habrán acumulado $24.192 sólo por tener un centavo por sus pensamientos. Ahora expandan eso y multiplíquenlo por doce meses. En un año, sólo a un centavo por pensamiento, habrán acumulado $290.304 únicamente por creer que recibirán un centavo por pensamiento.

Dentro de este pensamiento hay un vasto abismo de posibilidad. Como todos sabemos en verdad el tiempo se ha acelerado a medida que nos acercamos al centro de la Galaxia. En nuestra Vía Láctea, es necesario que empleen su tiempo y pensamientos con prudencia. Aumenten el valor del tiempo a medida que pierde más y más de sí mismo todos los días. La humanidad equipara el tiempo con el dinero y así lo haremos nosotros. ¿Son $290.304 suficientes para que vivan un año de tiempo lineal? ¿Les parece mucho o no es suficiente? Cada pensamiento se transforma en lo que ustedes creen, es una frecuencia pulsante viviente, que obedece a su percepción y creación de lo que debería ser. Mantengan esta poderosa idea que acaba de generarse y recíbanla en la plenitud del tiempo.

Recíbanlo en un lugar de merecimiento que sobrepase cualquier otro pensamiento limitado de creación de pobreza. Cada día tienen la opción de crear en un polo positivo o negativo. Cada pensamiento va hacia el Sur o hacia el Norte de su pensamiento, hacia la abundancia, hacia la carencia, hacia tener suficiente o no tener suficiente. Su día, su abundancia, sigue su ejemplo hacia la tierra de la abundancia o el valle de no lo suficiente. La Tierra es como una gran guardería donde se puede jugar con todos los juguetes, pero no se los pueden llevar a casa. Permítanse recibir bendiciones financieras, permítanse recibir milagros monetarios inesperados. Permítanse gastar la abundancia del Universo con placer y con sabiduría porque ésa es su herencia divina y su destino. Ustedes y toda la vida en la tierra nacieron de las estrellas. Ustedes son, química y biológicamente, parte de todas las cosas.