Manual Instrucción Cósmica

Meditación y Viaje al Templo de la Llama Violeta de Telos

Ahora os pido que os centréis en vuestro corazón y formuléis vuestra intención y deseo de llenaros de las maravillosas energías de vuestra divina presencia.

 

Podéis hacerlo de este modo:

 "En nombre del Yo Soy el que Soy, desde el Señor Dios de mi ser, ahora pido que cada célula, cada átomo y cada electrón de mis cuatro sistemas corporales, todos mis cuerpos sutiles, cada partícula de vida de quien soy en todas las dimensiones y estados de conciencia, se llenen totalmente de las maravillas y las energías milagrosas de la Llama Violeta del Amor en libertad. Ahora pido llenarme una y otra vez, las veinticuatro horas del día, cada día de mi vida."

(Seguid aspirándolo.)

A medida que vais llenándoos de las energías de la Llama Violeta, estableced vuestras intenciones de venir con nosotros de viaje, con vuestro Yo superior, al hermoso y maravilloso Templo de la Llama Violeta existente en la quinta dimensión, dentro de Telos. Este templo tiene una estructura física etérea y de la quinta dimensión, y nuestra gente puede acceder a él en cualquier momento; y también vosotros, en vuestro cuerpo de luz. En este templo la Llama Violeta arde continuamente, nutrida por el constante amor y devoción de nuestra gente, bendiciendo todo lo de la vida, bendiciendo a la humanidad y al planeta. Se trata de un lugar donde el Maestro Saint Germain pasa gran parte de su tiempo con su llama gemela Portia y con legiones de ángeles de la Llama Violeta de todos los distintos coros, recargando y atendiendo a las energías de esta maravillosa llama de Dios para el planeta.

Seguid respirando esta energía tanto como podáis, para poder llevárosla de vuelta con vosotros a vuestro cuerpo físico cuando regreséis a la plena conciencia.

Ahora, veos de pie en una gran habitación circular, con alto techo, donde la Llama Violeta está presente por todas partes. Las paredes están hechas de pura amatista violeta y el suelo está hecho también de cristal de amatista de una textura más lisa y un color más claro. Atravesando la pared de amatista veis un gran número de luces con tonos violeta, que os produce la sensación de una mística visión estrellada. La habitación es bastante luminosa y veis docenas de fuentes de todos los tamaños y formas que emiten todos los tonos posibles de color violeta, en un mágico juego de colores y tonalidades. Las hadas del agua tienen gran diversión jugando con esas energías; vedlas exaltar su juguetona alegría. Las hadas de las flores juegan también creando hermosas flores de todos los tonos de blanco, oro y violeta con esta energía de luz. Vedlas arrojándoos algunas, como su modo de bendeciros y daros la bienvenida. Participad de su alegría y dicha absoluta. Ved también a un gran número de ángeles de la Llama Violeta cuidando el fuego violeta con su amor y adoración.

Este gran fuego de la Llama del Amor no es caliente: tira básicamente a frío. En la habitación hay varias sillas, y pedimos a cada uno de vosotros que escojáis la que os atraiga en la zona que os resulte más cómoda. Las sillas están hechas de puro cristal violeta, y debajo de cada una hay una Llama Violeta elevándose a vuestro encuentro para desplegaros. Al arder desde abajo, va infundiendo todas las partes de vuestro cuerpo desde los chakras inferiores. Hay también encima de vuestra cabeza otra llama procedente de arriba que penetra por vuestro chakra de la corona y va difundiéndose a cada célula de vuestro cuerpo a través de todos los demás chakras.

Al aspirarla conscientemente al interior de vuestro corazón, os llenáis de la Llama Violeta de la Libertad como nunca antes. Hay varios ángeles de la Llama Violeta rodeando a cada uno de vosotros, vertiendo copas de amor y copas de Fuego Violeta en vuestros campos energéticos y en diversos aspectos de vuestra vida que necesitan curación. La experiencia va a ser distinta para cada uno. Seguid aspirando la energía. Ahora ved al Maestro Saint Germain con Lady Portía y la Señora Kwan Yin, la Diosa de la Misericordia y de la Compasión, que os llenan con su amor e imprimen en vuestro campo áurico la Llama de la compasión, que es también una energía del séptimo rayo.


Ahora pedimos a todos que os abráis a un mayor nivel de compasión para vuestra propia curación y para la de aquellos a quienes amáis. Sea lo que sea lo que sintáis que necesita curación en vuestra vida, invocad las energías de compasión y perdón y permitid que tengan lugar los cambios que queréis. Permaneced en esa gloria tanto como queráis. Hablad con nosotros, hablad con Saint Germain o Kwan Yin y estableced vuestras intenciones para curaros completamente, para curar todos los traumas del presente y del pasado. Esta habitación está llena de maravillosa energía curativa, y mientras estáis sentados y os bañáis en ella sentid oleadas de energía oscura —alrededor de vuestro campo, en vosotros y donde haya habido problemas, trauma o dolor— que comienzan a elevarse y disolverse.

Comenzad a sentir una disminución de la densidad y lo mucho más ligeros que os estáis volviendo. Sentid la ligereza y la sensación de gozo que infunde a vuestro ser. A medida que sentís un mayor goza reducís vuestras cargas, Permitid que esta ligereza, esta belleza, el amor y el poder os nutran de todas las maneras. Seguid aspirándolo. Pedid conscientemente a la Llama Violeta lo que os gustaría que hiciese por vosotros. En ocasiones es necesario que entre vuestra petición y el cumplimiento de la misma tengan lugar procesos de despeje, pero paso a paso vais aproximándoos hacia vuestra victoria. No os sintáis apresurados; tomaos todo el tiempo que necesitéis.

Cuando os sintáis preparados podéis mirar alrededor: hay algunos guías, maestros y ángeles dispuestos a ayudaros si tenéis una duda. Los ángeles, a propósito, especialmente los que trabajan con la humanidad, vienen aquí a recargarse con la vibración de la Llama Violeta varias veces a la semana, y a menudo, diariamente. La energía negativa existente en el planeta contamina su campo de fuerza, y vienen aquí a limpiarse y revitalizárse. Nosotros os invitamos a hacer lo mismo. Permaneced ahí con nosotros tanto como deseéis, y cuando estéis preparados volved a la plena conciencia. Ahora tened presente el no recrear en vuestras vidas, mediante vuestros pensamientos, sentimientos y palabras, las energías que acabáis de transmutar.

 

Os invitamos a volver a este templo, en la quinta dimensión, en cualquier momento que queráis. Ahora la puerta está abierta para vosotros. El Gran Maestro Saint Germain estará siempre ahí, y sus ángeles siempre están prestos a recibiros y amaros, a ayudaros de cualquier modo en que se requiera. Es un gran placer para ellos prestaros su ayuda. 
Al concluir nuestra charla este día, en Telos, os honramos a todos por vuestra receptividad, enviándoos bendiciones de amor, coraje y sabiduría. Nos uniremos también a nuestro querido amigo Saint Germain, que se compromete a enviar oleadas de Llama Violeta al interior del corazón de todos aquellos que más adelante estarán leyendo este material. Y así sea.