Manual Instrucción Cósmica

La Flor de Luz del Cuarto Portal y la Energía Crística Femenina

El antiguo simbolismo sagrado del Cáliz y la Espada encerraban estos conocimientos, y hoy pueden ser activados desde nuestro cerebro cuya potencia ilimitada aún no ha sido descubierta por todos

Por Lita Donoso

http://alkymiaglobal.com

La Glándula Pineal y sus funciones

La glándula pineal es una pequeña glándula ubicada al centro del cerebro y tiene el tamaño aproximado al de una lenteja. Hasta mediados del siglo pasado no se sabía mucho de ella. Secreta una hormona llamada melatonina, liberada profusamente al torrente sanguíneo hasta aproximadamente los siete años de edad del individuo. Posteriormente, su producción comienza a decrecer hasta prácticamente desaparecer su producción, asociado a la consiguiente calcificación de la glándula.

La melatonina incide directamente en el mantenimiento de la juventud, la regulación de nuestro sistema inmunológico, los ritmos del sueño, entre otras. De hecho, se sintetiza melatonina química que es utilizada para regular trastornos del sueño así como también es utilizada para el tratamiento de cuadros depresivos.

La función energética de la glándula pineal, está implícita en todas las corrientes religiosas y de conocimiento espiritual a través de la historia de la humanidad conocida hasta ahora. Las prácticas y entrenamientos de quienes se hacían merecedores del conocimiento oculto, los llamados iniciados, en sus prácticas de auto-perfeccionamiento se incluían diversos tipos de ejercitación que llevaban a despertar este centro energético a su función original, del Origen. De ahí que el iniciado comenzara a desarrollar facultades extraordinarias y que estaban fuera del alcance del hombre común.

Los símbolos que quedaron hacia el exterior en la historia son conocidos como “El ojo de Horus” para los egipcios, la visión del Cíclope para los masones, el  “tercer ojo” para el hinduismo, el “Ojo de Dios” para los cristianos. De modo que no parece en absoluto casual que  investigaciones científicas recientes terminan determinando que el tejido epitelial de la glándula  pineal es de las mismas características que la del ojo. ¿Un ojo que no  se desarrolló?  ¿ y por qué, siendo nuestro cerebro un órgano de inigualable perfección?

La función energética fundamental de la glándula pineal es abrir el acceso  al portal de entrada hacia un proceso creativo ilimitado, cuando descubrimos que encierra la clave de conexión a la Fuente de Origen de la cual somos hechos a imagen y semejanza. Un arquetipo de Energía-Luz-A-MOR que nos pertenece por herencia y cuya magnificencia en la experiencia de nuestro verdadero potencial creativo hemos olvidado.

Es momento de recordar.

La Flor de Luz del Cuarto Portal y la Energía Crística Femenina

Cuando recibí la información que dentro de la activación de los centros de energía debía hacer énfasis a partir de ese momento en la activación de la glándula pituitaria, estaba recibiendo claves cuya magnitud no podía dimensionar en ese momento. Me refiero a magníficas experiencias de conexión y transformación que viví a comienzos del año 2009. Varios compañeros y compañeras de ruta fueron testigos de estos notables acontecimientos.

 

Hoy, después de un año de investigaciones y de maestrías guiadas desde los Planos Superiores a partir de esas revelaciones, puedo y debo compartir algunas de esas grandes comprensiones. La más importante, es aquella que dice relación con una actividad que como

 

humanidad debiéramos comprender, tal es el hecho de que en nuestro cerebro tenemos las claves de entrada no sólo de un nuevo paradigma que nos traslada de creadores a co-creadores. (Activación del centro pineal- pituitaria).

 

Estas glándulas representaron siempre dos principios sagrados: la glándula pineal el principio crístico masculino (la visualizamos como un rayo de conexión que sube hasta la Fuente) y la glándula pituitaria que al dar la orden de encendido, se abre como una flor de luz que deviene como una matriz cósmica en la que podemos sembrar sentimientos y pensamientos que al vibrar en A-MOR nos permiten la co-creación perfecta. He aquí el principio regente de los tiempos venideros: el principio crístico femenino.

 

El antiguo simbolismo sagrado del Cáliz y la Espada encerraban estos conocimientos, y hoy pueden ser activados desde nuestro cerebro cuya potencia ilimitada aún no ha sido descubierta por todos. Mientras vivamos en la realidad material gobernada por la polaridad, no podremos eliminar el error creativo de nuestras vidas. Mientras ignoremos que el término “Cristo” alude a una energía a la que todos podemos y debemos acceder y que esta energía aún está polarizada en el “Cristo Masculino” y el “Cristo Femenino”, no terminaremos nuestras tareas de este plano de mundos.

 

En estos tiempos, ambas energías ya han sido integradas en Gaia, el antiguo nombre que se le daba al planeta Tierra. Su vibración aumenta día a día acercándose a niveles que nos obligan a alinearnos con ella para permitir de ese modo, un tránsito armónico a esta era de trascendentales cambios.

 

Ahora es el momento de integrar ambos principios en nuestras propias individualidades, si así lo deseamos.